Un vino de Toro que de verdad emociona.

Sofros El Monaguillo nos devuelve al mundo de los tintos recios, sabrosos.

abc-viajar

  • Juan Fernández-Cuesta | 05/09/2014 | www.abc.es
Alcanzar la belleza. Ese es el último objetivo de la entelequia. La entelequia sería la belleza plena, e imagino ésta, si existiera, como una sonrisa entre uvas, entre pinceles y pinturas, entre exquisitos vinos ya mudados. Sería también un paseo de la mano de Florentino Ferrín y Ramiro Carbajo...